Misión - Visión

Tweets

c.eadonay

1. VISION DE NUESTRO CENTRO EDUCACIONAL

          Este Proyecto Educativo se fundamenta en la necesidad de entregar una educación con valores cristianos, respetando la diversidad de los niños y jóvenes con una mirada integradora sin diferenciar su condición de educabilidad.

Somos un Centro Educativo en la búsqueda del saber, impregnando la formación ética cristiana para el bien de la sociedad.

 

“Soñamos con una comunidad educativa que, a través de la espiritualidad y su pedagogía de ver, amar, y servir, desarrolle una sólida formación valórica, académica, y espiritual de personas, incorporando a las familias”

Igualmente anhelamos lograr una identidad propia especialmente en la preparación de aquellos niños y niñas que continuarán su educación en la enseñanza media y que llevarán a diversos colegios nuestro particular sello.

 

2. MISIÓN DE NUESTRO CENTRO EDUCACIONAL

Tenemos un desafío como país, mejorar la calidad de la educación chilena. Se han diseñado Políticas Educacionales, como la actual Reforma educativa, que tienen como meta la búsqueda de una mejor calidad de la educación, entendiendo que no sólo tiene consecuencias directas sobre las oportunidades de cada persona, sino que influye a las sociedades. Se trata de un proceso que permite la reflexión sobre el tipo y la calidad de la educación que necesitamos para nuestro desarrollo como país, hoy y en el futuro.

 

El Centro Educacional Adonay asume el  desafío y compromiso de:

 

“Educar, guiar y formar íntegramente a nuestros estudiantes en los diferentes ámbitos  a enfrentar en la vida tales como; Emocional, Cognitivo, Afectivo, Socio cultural  y familiar entregándoles las herramientas para enfrentar exitosamente  todos los desafíos del mundo actual”

 

        Desde su realidad aspira a ser un centro educativo moderno, innovador, eficiente e integral, que busca la excelencia académica en su quehacer educativo, a través del mejoramiento continuo de su organización, sus metodologías de enseñanza aprendizaje e implementación, y que, como fruto de este desarrollo, pretende el reconocimiento a nivel comunal. Asimismo, intenta permanentemente acrecentar en la comunidad con la que trabaja el compromiso con los valores cristianos.